Cuesta entender la estrategia comercial que ha llevado a los directivos de Seat a que sea Suiza el único país elegido para disfrutar de la edición más especial de León Cupra R, la R310WCE, denominación que se corresponde con su potencia y significa “World Champion Edition“, pues es un modelo que conmemora la victoria de la casa española en el WTCC con 200 unidades únicas.

Los vinilos decorativos son demasiado llamativos para clientes tímidos, sobre todo la gran “R” roja lateral, aunque la bandera de cuadros que cruza la negra carrocería a lo largo queda preciosa. Exteriormente no tiene más cambios, y el equipamiento de serie con los baquets Recaro, el sistema multimedia tactil o el control de velocidad de crucero es el mismo, añadiendo los faros bi-xenón con luz diurna, opcionales en el Cupra R. Su precio, 32.600 euros, mientras que un Cupra R normal vale 29.500 euros.

Con la ayuda del preparador ABT, el aclamado motor TFSI de 2.0 litros que en el León Cupra R eroga 265 CV, alcanza los  310 CV en el R310 WCE, una potencia que supera al todopoderoso Ford Focus RS. Aunque el Seat no cuenta con diferencial autoblocante para mejorar la capacidad de tracción en curva, el diferencial electrónico XDS que incorpora el modelo español funciona muy bien como veremos en una próxima prueba.

El Seat León R310 WCE deja claro su espíritu racing y elimina la limitación electrónica de velocidad tan habitual hoy en día, así que los 270 km/h reales se podrán ver en el dial de su marcador calibrado adecuadamente hasta 300. Para los amantes de las salidas de carreras en los semáforos el dato de 0 a 100 km/h en 5.8 segundos les hará soñar con duelos triunfantes con deportivos de renombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here