Suzuki-address

Con un precio de derribo pero un planteamiento plenamente solvente, la casa japonesa relanza al mercado un scooter muy versátil que gracias a su gran hueco bajo el asiento y a la agilidad de sus ruedas altas y su escaso peso, se convierte en una herramienta imbatible en tráfico urbano. En un escenario en el que el mercado de los scooters urbanos vuelve a ganar terreno con las ventas en senda ascendente, Suzuki presenta su nuevo modelo de rueda semi-alta y agresiva oferta comercial con el que aspira a morder un buen trozo del pastel. Al jugoso precio de 1.990€, el nuevo Address entra en la guerra del Kymco Agility City, y a ese precio hay que unir un mantenimiento muy estudiado y contenido gracias a la sencillez de su disposición mecánica y en el que los cambios de aceite llegan cada 4.000Km y con filtros económicos.

En el mercado desde el año 87, desde la primera generación se han vendido más de 640.000 unidades del Suzuki Address, un modelo de total garantía y que ofrece una conducción sumamente neutra y colaborativa, un equilibrio entre sencillez e inteligencia que se ve en detalles como las útiles guanteras marsupiales de su escudo, el bloqueo del freno trasero incorporado en la maneta, o en la existencia de un pedal de arranque que permitirá que este scooter de inyección cobre vida con apenas una pequeña parte de la batería disponible tras un largo periodo sin usarlo.

Por apenas 75€ al mes gracias a la financiación conjunta del Banco Santander que ofrece la marca, el Suzuki Address se muestra en su salsa en los atascos más densos de la ciudad. Sus menos de 100Kg en la báscula hacen que entremos por cualquier hueco y que ratonear entre los coches sea un juego de niños para cualquier tipo de conductor, a lo que también contribuye una altura de asiento reducida (755mm) que permite a los más bajos estar cómodos. Con menos de 2 litros de consumo a los 100su pequeño motor con tecnología tumble motion arranca además con suficiente brío desde parado.

Suzuki-address2

Las llantas de 14 pulgadas mejoran la estabilidad cuando se rueda alegre sin mermar en exceso la maniobrabilidad en ciudad, pero lo mejor de este scooter de rueda alta es que la capacidad de carga es muy buena y es capaz de alojar un casco integral bajo el asiento, y todavía caben guantes y alguna otra cosa. Este es un gran punto diferenciador del Address y que en el día a día se torna vital para hacer recados con soltura. Detalles como la pata de cabra con cortacorrientes y sin plegado automático o las estriberas para el pasajero recubiertas de goma denotan que hay buen pensamiento detrás de su desarrollo.

La facilidad de conducción es la nota dominante a los mandos del Address, y desde el primer momento transmite mucha confianza, pero más relevante resulta todavía, ya que no es propio de su segmento y precio, la calidad percibida en todo momento. El tacto de los mandos y la suavidad de su motor son sobresalientes. Los frenos cumplen su tarea con aprobado dadas las prestaciones que sus apenas 10CV van a otorgar, con una velocidad máxima en torno a 100Km/h, aunque el tambor trasero es lo que menos nos gusta del conjunto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here