tesla-powerwall-1

Elon Musk es el directivo de moda. Sus predicciones son vistas como anticipo de lo que el futuro nos deparará a nivel energético en el planeta, y tras revolucionar la industria del automóvil con sus vehículos, que han demostrado que el alcance de la electricidad como fuente de movilidad es mucho mayor que el que las petroleras nos quieren hacer creer, ahora ha dado el salto hacia el almacenamiento energético para hogares y empresas.

Sin suponer una revolución tecnológica en sí misma, el anuncio de Musk de crear un conjunto de baterías pensadas para particulares y empresas es un verdadero pulso a las eléctricas que puede cambiar el modelo energético a nivel global. Su negocio pasa así a basarse en soluciones para gestionar energía, dando el control al cliente de los servicios que contrata para que sea él mismo el que decida qué hacer con su consumo energético, abogando así por potenciar los smart consumers, esos que buscan un uso justo de sus servicios. Justo el modelo que Next Auto practica en el sector de los seguros.

Con el Tesla Powerwall, un pack de baterías cuyo fin último es la reducción de emisiones, la compañía puede sin embargo granjearse enemistades muy serias. Este dispositivo afecta directamente a la factura eléctrica que pagan los clientes, y en el fondo late un cambio del modelo de generación y consumo energético. En España esto ya tiene a las eléctricas en alerta, ya que nuestro complicado modelo energético no incita a ello ni mucho menos, más bien todo lo contrario.

El Tesla Powerwall es un pack de baterías de gran capacidad, lo cual no entraña grandes avances tecnológicos, pero la generación energética independiente y hasta cierto punto autosuficiente que un cliente podría llegar a montarse con los medios técnicos y económicos adecuados, una central de generación de energía eléctrica vía placas solares o molinos eólicos propios, supone que los usuarios no tendrían que depender de las compañías eléctricas, un verdadero terremoto para los proveedores energéticos.

tesla-powerwall

Cualquier consumidor podría beneficiarse del Tesla Powerwall, y el ahorro potencial dependería de los accesorios contratados. Ahora mismo tienen dos modelos de baterías con capacidad de 7 kWh (3.000$) ó 10 kWh (3.500$), pero la apertura de la enorme factoría que Tesla y Panasonic abrirán en EE.UU en los próximos meses es el hecho más claro de que la compañía quiere a convertirse en líder mundial de fabricación de baterías, aspirando a conquistar todos los mercados con ellas y convirtiendo este elemento en la base de su negocio.

Tesla propone el almacenamiento de energía a través del uso de sus Powerwall, y pretende que esa inversión en energías renovables se vea incentivada con una mejor gestión de la que puede ser generada durante las horas de máxima captación. Durante el día, el excedente de energía producido sería almacenado en las baterías, permitiendo que sus baterías soporten el consumo de las horas sin generación con potencias de hasta 3,3 kW.

El mayor problema en nuestro país es el modelo energético que se emplea tras la última modificación gubernamental, según el cual el usuario final tiene que compensar a las compañías eléctricas si decide generar su propia energía limpia. Además, el modelo energético español penaliza la generación de energías a partir de fuentes renovables con un canon de respaldo. Y todo ello con la inseguridad jurídica añadida ante la incertidumbre de mayores cambios que pongan trabas a este tipo de innovadoras soluciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here