El Totoya C-HR es uno de los SUV de estética más llamativa y futurista del mercado, y por eso a la hora de afrontar su revisión no ha hecho falta más que cambiar algunos detalles para mantenerlo al día, teniendo en cuenta además que sus ventas en el último año han superado las 16.000 unidades. Una nueva rejilla de nido de abeja, faros led e intermitentes dinámicos, unos faldones más deportivos y un alerón trasero integrado junto con los nuevos diseños de llantas bastan para que el resultado sea llamativo. Si además se elige alguno de los dos nuevos colores disponibles, Red Supersonic o Orange Hot Lava, la jugada es completa. 

Donde sí hacía falta meter la mano era en la parte mecánica, ya que la única versión disponible hasta ahora, la híbrida de 122 CV con motor de gasolina de 1,8 litros, se quedaba algo corta para las aspiraciones del modelo y de su público mayoritario, que es joven. Es por ello que hay que aplaudir la llegada de la variante con la tecnología 2.0 Hybrid Dynamic Force vista en el nuevo Corolla y que ofrece 184CV. En términos de eficiencia, las emisiones de CO2 oscilan entre los 109 g/km de la versión 1.8 a los 118 g/km de la variante 2.0, ambos según proceso WLTP. Esto se traduce en consumos que van de 5,3 a 5,6 litros a los 100. La velocidad máxima se queda en 180Km/h pero las aceleraciones y recuperaciones transmiten buenas sensaciones.

 

La conectividad también se mejora y el infotaintment de la gama 2020 del Toyota C-HR será compatible con las últimas evoluciones de las tecnologías Android Auto y Apple CarPlay. Por su parte, el sistema de entretenimiento Amazon Alexa (para escuchar música online y escuchar audiolibros, por ejemplo) también se podrá disfrutar desde la pantalla táctil de 8 pulgadas del sistema multimedia. El interior, que pecaba de falta de luminosidad, monta ahora un nuevo techo gris claro que, según los diseñadores, ayudará a incrementar la sensación de espacio disponible. 

La oferta de sistemas de ayuda a la conducción es amplia y está englobada dentro del denominado paquete de medidas Toyota Safety Sense. Según versiones, el conductor podrá disfrutar de elementos como el sistema de frenada de emergencia en ciudad, el control de velocidad de crucero adaptativo, el sistema de alerta y de mantenimiento de carril, el de reconocimiento de señales de tráfico, los sensores de iluminación, la cámara trasera de asistencia al aparcamiento con alerta por tráfico cruzado o el sistema de control del ángulo muerto. No hay aún precios para la nueva versión más potente, que sí se puede reservar ya adelantando 5 mil euros.