Toyota pasa así a competir en el campo de batalla de los servicios de movilidad, sin duda un área que se ha mostrado ya como el complemento necesario al área de ventas tradicionales de vehículos privados, un territorio en el que ya operan muchos de sus competidores que por tanto le llevan ventaja. 

Kinto se organiza en torno a cuatro pilares: utilizar una marca distinta para atraer nuevos usuarios de movilidad; aumentar su participación en el mercado de alquiler de servicios completos; utilizar el poder de la conectividad de datos y vehículos para desarrollar servicios de automóviles compartidos, y prepararse para integrar los avances en la conducción autónoma al transporte.

 

Los servicios de Kinto se implementarán en cada mercado en función de la viabilidad y sostenibilidad de cada negocio. Entre ellos se incluyen ‘Kinto One’, una oferta de alquiler de servicio completo, que proporciona facilidad de propiedad combinando vehículo, servicio y seguro en un solo pago.

Por su parte, ‘Kinto Share’ será un servicio de coche compartido que ya estaba operativo en varias ciudades de Europa como Yuko y que cambiará de denominación. ‘Kinto Join’ servirá para compartir viajes y conectar a empleados que desean compartir su trayecto diario al trabajo, mientras que ‘Kinto Flex’ es un renting basado en suscripción y que ofrece flexibilidad.

Kinto es parte de nuestra estrategia para hacer crecer nuestro negocio europeo. En los mercados en donde pueda ser viable y sostenible, agregar servicios de movilidad a nuestro modelo comercial tradicional nos permitirá responder a las nuevas necesidades de los clientes“, ha subrayado el presidente y consejero delegado de Toyota en Europa, Johan van Zyl,