Passat CC2

La frontera entre una berlina y un coupé es tan sutil como la línea del techo de este último. En otros tiempos, cuando el mundo del automóvil aún presentaba claras estructuras, un coupé tendría dos puertas y bajo ningún concepto una columna B. En el año 2004, Mercedes hizo tambalear las estructuras de este mundo y desencadenó una crisis en este segmento del mercado. ¿Es el CLS un coupé de cuatro puertas? ¿O es una berlina con una gran campaña de marketing? Independientemente de lo que digan los envidiosos o los amantes del CLS, una cosa es segura: tiene mucho éxito.

Y entonces llegó Volkswagen con el Passat CC – abreviatura de Comfort Coupé – con la intención de amedrentar a los de Stuttgart, ya que la creación de los ingenieros de Wolfsburg es 15.000 euros más económico, aunque el Passat es doce centímetros más corto y su base es menos glamorosa y tecnológica que la del Mercedes Benz. Ello no quita que con el Passat CC, VW ha realizado un trabajo ejemplar. En 4,80 metros de longitud, cuatro pasajeros viajan en primera clase, pues la renuncia al asiento central de emergencia en la parte trasera proporciona mucho espacio para los ocupantes de los asientos traseros. Lógicamente, la línea del techo hace que la habitabilidad de la cabeza sea menor, pero al mismo tiempo genera una sensación de seguridad y deportividad que me gusta. El cuero blando y los asientos deportivos de contornos bien trazados adulan a los ocupantes e invitan a difrutar del trayecto.

Passat CC

VW no se ha permitido ningún error en absoluto, ni en lo que respecta a la selección del material ni al procesamiento. El salpicadero lo conocemos en su mayor parte de la berlina, aunque existe un abismo ya que el Passat CC tiene un aspecto más noble y exclusivo. Como novedad destacan los cuadros de instrumentos redondos con iluminación blanca (recuerdan al Phaeton) y que tienen un efecto supestamente más elegante que los habituales instrumentos en azul y rojo, aunque se pierde personalidad con ello a mi parecer. Asimismo, para el CC se han revisado los controles del aire acondicionado, el volante de tres radios y el recubrimiento de las puertas.

El Passat CC no se corresponde en absoluto con el prejuicio del coupé estrecho y poco práctico, ni siquiera en lo que respecta al volumen del maletero. Con una capacidad de 532 litros (27 litros más que el Mercedes CLS) puede cargarse hasta un muerto. Además, y de forma opcional, viene con un banco trasero abatible y divisible que amplia de nuevo el volumen y las capacidades de carga notablemente. Capó largo, parte trasera corta, a lo largo del flanco un pronunciado borde de contorno, faros traseros con personalidad…estética a raudales. Sus faros le dan carácter y  las lunas sin marco le proporcionan elegancia “sportiva”. A ello hay que añadir la luna trasera pequeña y con un borde negro que acentúa esa sensación.

Passat CC3

Con el fin de no llegar sólo al corazón del esteta, sino también del ambicioso conductor, el Passat CC presenta una serie de refinamientos técnicos. Esto se corresponde con el modelo más alto de la gama: 300 CV y seis cilindros, 3,6 litros de cilindrada y un par de 350 Nm. Es el motor adaptado del Passat R36, y en el coupé – junto con el cambio de doble embrague de seis marchas y la tracción a las cuatro ruedas – es capaz de alcanzar los 100 km/h en 5,6 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h.

Continuará…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here