Con casi 45 años a sus espaldas el Golf GTI es un modelo que goza de un prestigio inigualable entre los coches de su categoría. Todos quieren parecerse al compacto alemán, que en 1976 creó un nicho de mercado para los conductores más entusiastas que no podían acceder a exclusivos deportivos. Volkswagen ha ido evolucionando este coche con cada generación para hacerlo cada vez más preciso y utilizable. La definición que hacen ellos mismos de la octava generación lo deja claro: “not too loud, not too silent”. 

Para que sea más práctico y cómodo para su uso diario Volkswagen ha jugado con la suspensión y la tecnología. Lleva el mismo bastidor de aluminio del último GTI Clubsport S, pero varios componentes de la suspensión han sido reconfigurados y los muelles delanteros y traseros ahora son un 5 y un 15% más rígidos, respectivamente. El Volkswagen Golf GTI de octava generación usa el ya insustituible motor 2.0 TSI de 245CV asociado a una caja manual de 6 velocidades (siendo opcional la automática DSG de siete), monta gestor de la dinámica de marcha, bloqueo transversal del eje delantero y tendrá una velocidad máxima limitada a 250 km/h.

 Golf GTI interior

Se arranca por botón, que parpadea en rojo antes de ponerlo en marcha; cuenta, por primera vez, con un embellecedor iluminado en la parrilla del radiador; equipa faros antiniebla con luces de led en forma de “X”; parachoques delantero abierto con alerones GTI y rejilla de nido de abeja; difusor GTI con tubos de escape a ambos lados y faldones laterales de corte afilado en negro.

Es además el más digital de todos los Golf GTI (el cuadro de relojes y los mandos son digitales) y en su equipamiento de serie no faltan las últimas ayudas a la conducción (como el mantenimiento de carril o la frenada de emergencia con detección de peatones), la comunicación con otros coches gracias al Car2X, sistema de infoentretenimiento con pantalla de 8,25 pulgadas, faros Led, llantas de 17 pulgadas o tren de rodaje deportivo (rebaja la altura del vehículo en 15 milímetros). Llegará en verano y le acompañarán las versiones GTD y GTE, hermanas mellizas con variante mecánica diferenciada, diésel e híbrida enchufable respectivamente.

Golf GTI 

El primer Golf GTI fue desvelado en el Salón del automóvil de Fráncfort (Alemania) y en 1976 lo lanzaron como el primer compacto deportivo para las masas con una previsión de fabricación de solo 5.000 unidades. Una vez a la venta se superaron las 460.000 y en toda su historia el Golf GTI ha vendido 2,3 millones de unidades, impulsando con su imagen al Golf por encima de los 35 millones. La versión más potente jamás fabricada (fue la primera en alcanzar los 250 km/h) se desarrolló en 2015 y fue la GTI Clubsport de 290 CV, a la que siguió en 2017 otra de 310 CV.