Las mujeres tienen más posibilidades de sufrir un latigazo cervical o lesiones en el tórax en un accidente de coche que los hombres, según el fabricante de automóviles sueco Volvo Cars, que lo achaca a las diferencias en cuanto a anatomía y fuerza y a que siempre la investigación en materia de seguridad se había centrado en los varones.

La marca sueca ha llegado a esta conclusión tras los estudios de golpes que ha realizado en el último medio siglo. En 1970 creó un equipo de investigación de accidentes de tráfico en Alemania que ha recopilado y analizado datos de más de 40.000 vehículos y cerca de 70.000 ocupantes, que ahora hace públicos con la iniciativa E.V.A (Equal vehicles for all, vehículos iguales para todos).

Esto le ha servido para diseñar los diferentes sistemas de seguridad con los que equipar a sus vehículos con el objetivo de que sean seguros tanto para hombres como para mujeres, después de que haya comprobado que, los maniquíes que la mayoría de las marcas de coches emplean en sus pruebas de choque, son de varones.

Volvo Car cuenta así ahora con la primera maniquí virtual embarazada de tamaño medio para pruebas de colisión. Ha sido diseñada por ordenador y, según la marca, permite ver cómo se mueve la pasajera en un impacto y cómo el cinturón de seguridad y el airbag protegen a la madre y el feto.

Los últimos estudios de Volvo también han puesto de relieve la importancia de proteger la zona lumbar de todas las personas, independientemente de su sexo y complexión, especialmente en los siniestros provocados por salida de la calzada. Para ello ha dotado a sus nuevos vehículos que utilizan la plataforma SPA, como el SUV grande XC90, de un amortiguador de energía en los asientos.

El fabricante sueco, propiedad del consorcio automovilístico chino Geely, se ha marcado como objetivo para 2020 que nadie muera o resulte gravemente herido en un Volvo de nueva generación que se vea implicado en un accidente de tráfico. Para ello en el desarrollo de los sistemas de protección contra latigazos cervicales, impactos laterales o airbag de techo laterales ha prestado especial atención a la protección de las mujeres, por las diferencias de anatomía con los hombres.