Porsche-9114S

El modelo más completo y equilibrado de la familia 911 es además el más vendido de todos. Tras ponernos al volante y comprobar sus aptitudes evadimos cualquier duda de que la inversión merece totalmente la pena. Estamos ante el deportivo total. Para cualquier comprador de Porsche ya no resulta un sacrilegio pensar en comprar una de las múltiples versiones de tracción integral que jalonan su gama comercial, pero a la hora de acercarse a todo un mito de las cuatro ruedas como es el 911 siempre resulta tentador decantarse por la pureza de alguna de las versiones de tracción trasera como el GT3, aunque la realidad se empeña en demostrar que los que montan el sistema integral de tracción aportan todo el equilibrio y la seguridad que la peculiar disposición mecánica del 911, el famoso “todo atrás”, requiere.

Para constatar porque estas versiones son las más vendidas en nuestro mercado, y para homenajear a este mito de la automoción en su 50 cumpleaños, nos hemos puesto a los mandos del modelo más equilibrado de todos, el 911 Carrera 4S, un deportivo capaz de rivalizar con casi cualquier coche del planeta cuando se trata de proporcionar disfrute al volante, que puede fulminar tiempos en circuito con una facilidad asombrosa y que a la vez permite un uso diario con una comodidad y eficiencia que nadie esperaría de un modelo de sus credenciales.

La parte posterior de los 911 integrales es 44mm más ancha que sus equivalentes de propulsión, y con respecto a la anterior generación los nuevos modelos 4×4 son 65Kg más ligeros en su construcción (50Kg más pesados que un 911 normal), lo que aparte de conseguir una eficiencia hasta un 16% mayor, les otorga una agilidad nunca vista. Ello permite al 911 Carrera 4S, que monta el sempiterno bóxer de 3.8 litros, 400CV  y 440Nm,  conseguir un 0 a 100 km/h en 4.1 segundos con una velocidad máxima de 299 km/h, y ello homologando un consumo medio oficial de 9,1 litros a los 100. Espectacular ya sobre el papel.

Porsche-9114S-3

La incorporación del sistema de tracción total introduce un nuevo  menú en la instrumentación del Porsche 911 Carrera 4S que indica al conductor el reparto de la potencia en cada momento, y en el se puede comprobar que la inteligencia de la electrónica consigue que en cada momento llegue a las ruedas con más agarre el máximo par disponible para conseguir que la aceleración sea brutal en toda circunstancia. Prima el eje trasero siempre, y todo ello se transmite en unas sensaciones mucho mayores que lo que su potencia haría esperar, lo cual es como decir que estamos ante un coche con una capacidad asombrosa de ganar velocidad en cualquier trazado.

Camaleón asfáltico

Pero lo mejor del Porsche 911 Carrera 4S frente a otros superdeportivos es su adaptabilidad. El chasis de la unidad de pruebas que hemos probado iba equipado con la suspensión adaptativa Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC, 3.665€), y también con el paquete Sport Chrono Plus, y estos elementos permiten que tenga una capacidad camaleónica de adaptarse a cualquier firme y tipo de conducción. En modo normal no castiga los riñones de los ocupantes, y cuando se seleccionan los parámetros más dinámicos el 911 parece atornillarse a la carretera, virando totalmente plano gracias a los soportes activos del motor ante fuerzas que superan 1G sin inmutarse. La nueva dirección electrohidráulica no supone perdida de percepción alguna, y el Porsche Torque Vectoring con autoblocante mejora el paso por curva actuando sobre los frenos.

El acompañamiento melódico del sistema de escapes opcional del Porsche 911 (una opción que tras usar un par de veces se vuelve imprescindible) hace innecesario el equipo de audio (nosotros no lo encendimos en más de 1.000Km), y la caja PDK de 7 velocidades con la indispensable opción del volante con levas (480€) permite realizar cambios de marcha de videojuego con total comodidad y de forma muy intuitiva. En estas circunstancias los afamados frenos de la casa de Stuttgart son el mejor aliado para mantener todo bajo control, y a no ser que vivamos en un circuito, el equipo cerámico es una opción demasiado exclusiva y poco útil.

Porsche-9114S-1

No creo que haya otro coche que produzca más satisfacción de tenerlo aparcado en el garaje que el Porsche 911 Carrera 4S, y ello sin perder de vista los 129.332 euros de los que parte la versión de acceso. Este modelo supone un plus de seguridad y moderación con su tracción integral ‘PTM’, un sistema que aumenta la motricidad a cotas impensables sin mermar las sensaciones de la propulsión que su cerebro electrónico le aporta y que pone al alcance de muchos más conductores un vehículo imposible de imitar y al que sólo se puede admirar.

Nuestra nota: 9,9

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here