Si el juguete de KTM ya era una de las cosas más divertidas para rodar por el asfalto no quiero imaginar como debe ir su versión R, que monta el 2.0 TFSI del grupo VAG pero aumentada su potencia hasta los 300 CV lo que arrojará una relación peso/potencia digna de cualquier superdeportivo de campanillas.

Pero no solamente aumenta la potencia sino que el vano motor se modifica para posicionar el bloque ligeramente más abajo de lo normal, reduciendo así la altura del centro de gravedad y mejorando la estabilidad del vehículo.

No se tienen más datos oficiales de momento pero no tardaremos en verlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here