reciclaje-autoTodo suceso negativo provoca, de alguna manera, un impacto positivo. Por lo menos, así lo ha demostrado la crisis española, que comienza a reinventarse y crear una nueva tendencia económica basada en el mercado de segunda mano y el reciclaje. El sector de automoción es punta de lanza en estas lides.

Además de fomentar la “reducción de marcha” (“Downshifting”, término que define una filosofía de vida basada en “consume menos, disfruta más”), el reciclaje y la reutilización de materiales ayuda a que nuestro planeta, ese punto azul pálido del universo, sea un lugar más fresco y agradable en el que vivir. Uno de los más claros ejemplos es la compraventa de coches de ocasión, que se ha disparado a consecuencia del deterioro salarial que toda familia ha sufrido en nuestro país.

Hoy en día, aproximadamente un billón de automóviles se encuentra en uso activo en el planeta. Además de la emisión de monóxido de carbono procedente del tubo de escape de un coche en funcionamiento que produce efectos nocivos para la salud humana, la fabricación de cada coche nuevo genera 8 barriles – de 200 litros cada uno – de residuos dañinos para el medio ambiente. Estos residuos contaminan aguas subterráneas, ríos, lagos, acuíferos, aire y tierra, dañando directamente las fuentes más naturales de alimentación de las que disponemos: el agua que bebemos, el oxígeno que respiramos y el suelo que cultivamos. Un solo barril de 200 litros de aceite usado contamina 3.785.411 litros de agua potable.

El coche, esa extensión móvil del hogar de estética lisa y policromática hecha de acero, aluminio, vidrio y plástico principalmente, es el producto más reciclado del mundo. Actualmente, el 75% de los materiales de un coche pueden ser reaprovechados. Los metales (un 65% de los componentes de un coche) pueden ser recuperados indefinidamente, convirtiéndose de nuevo en materia prima reutilizable. Asimismo, el plomo de las baterías recobra vida una y otra vez sin tener que recurrir a explotaciones mineras. Tan solo en EEUU, cada año, más de 10 millones de coches son reciclados.

La reutilización de piezas de vehículos ha sido una realidad desde inicios de la industria automovilística a principios de 1900. La técnica de reciclado de automóviles difiere en gran medida dependiendo de la empresa de reciclaje. Cuando un coche termina su ciclo de vida, generalmente acaba en manos de una empresa de desguace. Este tipo de negocio desempeña un valioso papel en la conservación del medio ambiente. A través de la recuperación y reconstrucción de partes desgastadas o estropeadas de los vehículos que no pueden ser reutilizadas en su forma original, es posible la reventa de las mismas como materia prima con nuevas funciones.

recambios1

La compraventa de coches de segunda mano forma parte de un estilo de vida más relajado y ayuda a conseguir una economía verde, más segura y saludable, fomentando así el desarrollo sostenible que la España en gran recesión necesita. La explosión de la burbuja inmobiliaria, las medidas de austeridad, el alto desempleo y la reducción de poder adquisitivo supusieron un gran latigazo al modelo capitalista de consumo deliberado en nuestro país. Es momento de romper con el ciclo de expansión y contracción abrupta económica y encontrar nuevos modelos más sensatos de desarrollo y conservación medioambiental. Hay compañías como Next Auto que ya fomentan estas acciones con productos que incitan a coger menos el coche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here