Mitsubishi-Outlander-PHEV-1

El SUV de Mitsubishi se ha colgado la vitola de ser el primero del mundo con tecnología Plug- in Hybrid y con ello puede presumir de ser el “4×4 más limpio” del mercado con sólo 44 g de CO2 y una eficiencia energética sobresaliente que, además, permite un uso tremendamente inteligente de sus avances gracias a los 50Km de autonomía 100% eléctrica de que dispone.

Mitsubishi acaba de dar un paso de gigante con el reposicionamiento comercial del nuevo Outlander PHEV. Este modelo fue presentado en enero en Japón, pero su descabellada tarifa prevista le situaba en un limbo comercial que tenía pocos visos de conseguir penetración relevante en el mercado de los vehículos ecológicos en Europa, una tendencia creciente que no tiene vuelta atrás y que tras comprobar las posibilidades reales de este modelo nos reafirma en la idea de que los híbridos enchufables son una solución real palpable y asequible.

El nuevo SUV de Mitsubishi es un vehículo de 200CV con tracción permanente a las cuatro ruedas, espacio de sobra para cinco ocupantes y su equipaje, un consumo de combustible en el entorno de los 5 litros a los cien en conducción real, una autonomía 100% eléctrica suficiente para cubrir las necesidades diarias del 80% de los usuarios de las grandes ciudades europeas y un precio que con las ayudas gubernamentales se puede situar en un punto de partida por debajo de los 35.000 euros, ¿estamos ante la cuadratura del círculo?

Mitsubishi-Outlander-PHEV-grafico1

El nuevo Outlander PHEV  parte en su versión básica Motion  de los 42.000 euros y llega a los 47.000 euros de la versión Kaiteki con todos los extras, pero sumando los 3.000 euros de campaña de lanzamiento de la marca, los 3.500 euros del Plan Movele para coches absolutamente eléctricos con autonomía entre 40 y 90 kilómetros, los 800 euros de familia numerosa y el acogimiento al Plan Pive 6, se puede quedar en unos 34.500 euros para el básico y en 39.500 euros para el más equipado, dejando en entredicho a rivales con mecánicas convencionales y mucho menos económicas a largo plazo. El modelo que más se le asemeja por concepto es el Lexus RX450h, y su precio y posicionamiento es mucho más elevado.

Mitsubishi ya fue pionera en el desarrollo y producción en serie de motores eléctricos en 2009 con el i-MIEV, apostando por la tecnología enchufable a la red eléctrica doméstica como alternativa al combustible tradicional de motores térmicos, y en unos años toda su gama tendrá versiones híbridas de este tipo, incluyendo al ASX, su modelo talismán actualmente. El Outlander más tecnológico del catálogo cuenta con 3 motores (uno de explosión movido con gasolina y que eroga 121CV y dos eléctricos de 82CV cada uno, aunque el conjunto suma 203CV), por lo que ofrece lo mejor de tres mundos: 52km de autonomía eléctrica y hasta 824 km sumando las dos. No dispone de caja de cambios y su funcionamiento es muy suave, con un consumo homologado de 1,9 litros a los 100. Espectacular.

Estéticamente será difícil diferenciar este Outlander del resto de la gama, y esa falta de exclusividad es la mayor pega a nivel de imagen de un coche que por lo demás tiene una silueta muy conseguida y moderna. A nivel de habitabilidad sólo pierde 14 litros de maletero respecto a la versión diesel (ahora cubica 463 litros), ya que las baterías están colocadas en el centro del vehículo, en el piso entre los ejes, para no afectar a la capacidad interior, y la calidad de acabados está a buen nivel, especialmente en la versión superior, que va equipada hasta el techo con todas las opciones disponibles.

Mitsubishi-Outlander-PHEV

El Outlander PHEV arranca en modo eléctrico, y funciona en ese modo mientras tenga energía en las baterías y no se superen los 52 km de autonomía. Cuando termina la autonomía eléctrica arranca el motor térmico para generar electricidad hasta los 120 km/h, velocidad a la que el motor de combustión suma su fuerza al de los motores eléctricos que se mueven con la energía regenerada. Siempre que se superen los 120 km/h, el motor de combustión asiste a los eléctricos. La carga se podrá realizar en cualquier enchufe doméstico en 5 horas de forma completa, y si lo hacemos en un enchufe trifásico, en 30 minutos cargará el 80% de las baterías.

Mitsubishi Suiza quería poner a prueba la autonomía total del Outlander PHEV utilizando una batería completamente cargada y el depósito de 45 litros lleno, y para ello contó con la ayuda de Felix Egolf, experto en pruebas de larga distancia. La prueba se llevó a cabo del 12 al 14 de mayo, dando comienzo en la localidad suiza de Härkingen y llegando a Utrech, Amsterdam, una ruta parcialmente montañosa con un 38% de autopista. Al finalizar el ordenador de a bordo marcó una distancia de 830,2 km y, entonces, el tanque tuvo que ser llenado por primera vez con, exactamente, 45,14 litros, es decir, un gasto de 5,44 litros a los 100 km.

La conclusión de la prueba es que el Outlander PHEV recorrió una distancia de 824 kilómetros con un solo depósito. Para conseguirlo se llevo a cabo una conducción de anticipación y aplicando un uso racional de la tecnología Plug-in, es decir, cargando la batería durante el viaje (CHARGE), guardando la carga (SAVE) para cuando hiciera falta y poniendo en práctica de manera adecuada el sistema de recuperación de la frenada en sus cinco fases, un sistema que se vale de unas levas en el volante simulando una caja de cambios y que es muy intuitivo en su utilización como pudimos comprobar en nuestro recorrido de Madrid a Chinchón la semana pasada.

2014-05-13, Amsterdam (NL). Mitsubishi Motors. Felix Egolf.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here