Fabricado en España para todo el planeta, la segunda generación del concepto monovolumen en dimensiones compactas de Opel trae muchas novedades con las que hacer crecer su cuota de mercado, la más novedosa de las cuales son sus puertas de apertura suicida (llevan un cierre de seguridad en marcha tranquilos) al estilo del Rolls Royce Phantom, incomparable pero con necesidad de chofer, o del deportivo Mazda RX8.

Siguiendo los pasos del Zafira, un monovolumen de dimensiones medias pero con una capacidad de siete plazas gracias a su asiento trasero modulable, el  Flex7, en 2003 la marca alemana que más suena ultimamente presentó el Opel Meriva, un vehículo basado en la plataforma del Corsa, que revolucionó el espacio interior gracias al concepto FlexSpace de asientos traseros y del que ya se han vendido más de un millón de unidades.

El FlexSpace ha sido evolucionado, pero el nuevo concepto FlexDoor incorpora las innovadoras puertas traseras que se abren en sentido contrario para facilitar el acceso a su habitáculo. Con ello se consigue una apertura de hasta un ángulo de 84º, un grado mucho más amplio que las puertas convencionales, que habitualmente suelen abrir hasta los 68/70º.

Los pasajeros de los asientos delanteros también se benefician del mismo ángulo de apertura en sus puertas delanteras por cierto, lo malo es que para no sacrificar la seguridad ni la rigidez estructural, no han podido prescindir del pilar B, a lo que habrá que sumar la poca costumbre que tenemos para este sentido de apertura y los líos a los que dará lugar.

Por si esto fuera poco el nuevo Meriva incorpora una gran cantidad de espacio interior para llevar objetos que se ve mejorado con un concepto revolucionario de consola central flexible, el FlexRail, que consiste en unos contenedores intercambiables que se pueden desplazar sobre unos raíles colocados entre los asientos delanteros, y que ofrece espacio para guardar todo tipo de cosas.

El nuevo Meriva se beneficia de una distancia entre ejes mayor y vías delanteras y traseras más anchas, lo que contribuye a mejorar el comportamiento en carretera. Las mecánicas disponibles serán seis diferentes motores entre 75 y 140 CV, diésel y gasolina, y todos ellos turboalimentados y con una mejora en los consumos y las emisiones en torno a un 15%. Se pondrá a la venta el próximo verano y no faltará la correspondiente versión EcoFlex para aquilatar los consumos y las emisiones.

La estética bebe sin reparos de las fuentes del Insignia y del Astra lo que le da garantías para enfrentarse a sus principales rivales, que  empiezan con el Citroën C3 Picasso, que a priori será su competencia más fuerte. En su camino también se encontrará con el Nissan Note, el Renault Grand Modus, el Ford Fusion y el Hyundai Matrix.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=D1m0j0Ncjpc&feature=player_embedded]

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here