Aunque algunos modelos del Skoda Yeti tengan tracción total, en ningún momento pretende aparentar ni quiere ser un todoterreno. Sus protecciones de plástico lo evidencian y la tracción a las cuatro ruedas está más encaminada a darle dinamismo en carretera o ganar agilidad en caminos de arena relativamente fáciles que a superar tramos muy rotos. Su principal elemento de todoterreno es el asistente de descenso en pendientes, ese sistema que ayuda a frenar el coche en las bajadas más pindias, un sistema que no está disponible en las versiones básicas.

El habitáculo del Yeti es otro de de sus puntos fuertes, a parte de la distinción estética que supone llevar un coche diferente, porque sus distintas posibilidades de configuración permiten hacer de este pequeño vehículo lúdico desde un turismo convencional con 405 litros de maletero hasta una pequeña furgoneta que se acerca a los 2 metros cúbicos de almacenaje.

Esto se debe a que si sacamos los asientos de la fila trasera, provistos de un sencillo sistema de enganche, el volumen de carga puede llegar hasta los 1.790 litros, todavía queda una opción intermedia con los asientos plegados junto a las banquetas delanteras. El espacio del maletero, que se abre verticalmente, contará con todos los accesorios habituales para flexibilizar la carga tales como cubierta, red para almacenar objetos pequeños y varias anillas para colgar bolsas.

Las amplias superficies acristaladas del Skoda Yeti hacen que la visibilidad que tendrá el conductor será muy buena en todas las direcciones, y debido al diseño de la luna trasera todo el perímetro del coche se domina con facilidad. El pasaje también se beneficia de la inundación de luz que esto provoca, sobre todo si lleva instalado el atractivo techo panorámico.

El último factor a destacar del Skoda Yeti es un hecho común a las últimas creaciones de la marca checa, y no es otro que la calidad percibida que emana una vez sentados al volante. Esta circunstancia está dando más de un quebradero de cabeza a la casa matriz, Volkswagen, que está viendo como los modelos de su marca más “modesta” que se suponía iba dirigida al segmento más bajo del mercado generalista, están canibalizando ventas de sus marcas Premium por doquier.

Los materiales seleccionados, el ajuste de los mismos, las telas de las tapicerías, la dureza de los asientos, el tacto de los mandos, la calidad del sonido, el silencio de rodadura, la filtración de las suspensiones…todos esos pequeños detalles que normalmente marcan la diferencia entre una marca de calidad y otra del montón se encuentran en Skoda cada vez más cerca del nivel de sus “primos” de familia,y el público se está dando cuenta de que ya no son sólo coches para taxistas. Y si no esperar a que os cuente cómo va el nuevo Skoda Superb Combi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here