La escalada de modelos alejados del más puro espíritu “porchista” parece no tener límites para una de las marcas considerada como más pasionales del mercado, y tras la llegada del primer modelo diesel de su historia hace apenas 2 años, con la segunda generación del Cayenne asistimos al nacimiento del primer modelo híbrido con el escudo de Porsche en su frontal.

Esta segunda serie del SUV de Porsche es un coche mucho más agraciado estéticamente que la anodina primera versión, dando una sensación mucho más musculosa y dinámica y consiguiendo un atractivo visual enorme con un innegable aire de familia, diferenciando mucho más su imagen del rebaño de modelos que pueblan el mercado. Es un coche precioso que gira innumerables cabezas a su paso y hace sentirse especial a su conductor, todo un Porsche lleno de esencia vamos.

Es un hecho que con el Cayenne S Hybrid Porsche lanza al mercado su primer vehículo en serie con propulsor híbrido, pero no se puede obviar el hecho de que, aunque la casa de Stuttgart esté llegando algo tarde a este hito, los ingenieros no han hecho más que seguir las huellas de Ferdinand Porsche, quien el año 1900 desarrolló el que está considerado el primer automóvil híbrido del mundo, el Lohner-Porsche “semper vivus”.

La propuesta del Cayenne S Hybrid es sencilla pero de una efectividad abrumadora. Tomando prestado como base un motor tan deportivo como es el V6 que en el grupo VAG impulsa al Audi S4, un bloque de inyección directa 333CV y 440Nm de Par, Porsche ha acoplado entre el motor y la transmisión un motor eléctrico que eroga 47CV y un Par máximo de 300Nm disponible de manera inmediata. Esta solución permite ofrecer la potencia de un V8 (380CV) con el consumo de sólo seis cilindros.

El artículo completo y mucho más en ESD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here